lunes, 12 de agosto de 2019

¿Qué es la fibromialgia?


La pregunta que más se hace con respecto a esta enfermedad es si realmente es una enfermedad real.

La fibromialgia, un padecimiento caracterizado por dolor músculo esquelético generalizado. El tono cínico que generalmente acompaña a esta enfermedad es que muchos piensan que este síndrome está totalmente dentro de la cabeza de una persona y que probablemente es un desorden emocional o un intento para evadir las demandas del trabajo y de la vida.

Sin embargo, los Cuidadores de Adultos Mayores de Paz Mental, que han estudiado este desorden controversial no están de acuerdo. Algunas personas que tienen fibromialgia pueden estar deprimidas o ansiosas pero lo estaría cualquiera que tuviera que soportar dolor en todas sus actividades diarias.

Sí existe una explicación fisiológica de todos los síntomas que las personas con fibromialgia sufren. No es un desorden inflamatorio ni un desorden degenerativo. Sus víctimas se ven perfectamente normal.

Cuando existe solo algo de presión en ciertos puntos del cuerpo que normalmente no duelen, la mayoría de las áreas son muy sensibles en una persona con fibromialgia.

Existen estadísticas que dicen que del 10 al 12 por ciento de la población sufre de dolor persistente generalizado, más mujeres que hombres y más personas mayores que jóvenes. Muchas de estas personas no tienen una enfermedad músculo esquelética definida pero si satisfacen los criterios diagnósticos para fibromialgia, haciéndolo el segundo diagnóstico más común en clínicas de reumatología, después de osteoartritis.

Pacientes con fibromialgia típicamente también sufren de fatiga


Reumatólogos del American College of Rheumatology concluyeron que los pacientes con dolor crónico sin alguna otra enfermedad bien definida que tuvieron sensibilidad en 11 o más de los 18 puntos del cuerpo podrían decirse que tienen fibromialgia.

Pero el dolor es solo parte del problema. Los pacientes con fibromialgia típicamente también sufren de fatiga, disturbios en el sueño, dolor de cabeza, así como depresión y ansiedad.

El desorden se confunde con la osteoartritis que puede coexistir con la fibromialgia.
La fibromialgia puede también confundirse con la enfermedad degenerativa de disco, un síndrome de pelliscamiento o entrapamiento de los nervios. La mitad o más de los pacientes con fibromialgia han tenido algún otro desorden con falta de una base orgánica como el síndrome de fatiga crónica, cefalea o dolor de cabeza crónico o síndrome de colon irritable.

Esto ha hecho que las personas piensen que la fibromialgia es un desorden psicosomático, un problema emocional que se manifiesta como uno físico. Sin embargo, mientras la mitad o más personas con fibromialgia tienen una historia de depresión, la mayoría no tienen una enfermedad psiquiátrica.

Ciertas aberraciones orgánicas se han encontrado en personas con fibromialgia, aunque aún no se sabe si estos comenzaron antes de que se desarrollara el síntoma. Algunos de estos son cambios en los químicos del sistema nervioso que pueden explicar el síntoma de sueño interrumpido.

Los pacientes con fibromialgia típicamente pierden el sueño reparativo, que resultan en fatiga crónica y sensibilidad aumentada. Los pacientes muy seguidos han tenido un trauma físico o emocional como una lesión en el cuello de un accidente de carro o pérdida del trabajo o la enfermedad puede ocurrir después de una infección.

La fibromialgia es considerada un problema crónico de salud


La fibromialgia es considerada un problema crónico de salud que puede durar indefinidamente. Pero, el tratamiento adecuado, que puede involucrar medicamento para mejorar el sueño así como un programa de ejercicio y consejo psicológico pueden ayudar mucho a la persona.

Aun si la persona no se encuentra deprimida, los estudios han encontrado que el tomar dosis bajas de un antidepresivo puede tratar el desorden del sueño y aliviar la fatiga. Los doctores no recomiendan utilizar pastillas para dormir, sedantes o alcohol ya que estos hacen que el problema del sueño se agudice.

La clave para fibromialgia es aumentar las actividades diarias gradualmente para que los músculos no permanezcan en una posición por demasiado tiempo y adoptar un programa de ejercicio suave para acondicionar los músculos con una rutina de estiramiento que también ayuda a reducir el dolor.