martes, 5 de marzo de 2019

Los 8 ejercicios más odiados pero eficientes


Existen ejercicios que nos dan mucha pereza hacerlos, bien sea porque nuestro cuerpo está ya agotado o la encontramos muy tediosa o pesada, o simplemente las odiamos. Cuando entrenamos sin la supervisión de un entrenador, tendemos a evadirlos para solo hacer esas rutinas que encontramos más cómodas y con las que nos llevamos mejor.

Esto pasa incluso en aquellos experimentados del fitness, que, aunque no quieran hacerlo
Claro está, muchos incluyen en sus rutinas esos ejercicios que odian porque saben que les va a traer beneficios al final. Hay una lista de ocho formas de ejercitarse que la mayoría odia, y seguramente es de lo que te recomendaron hacer para estar en forma. Bueno, veamos esos ejercicios tan odiados:

Bent-Over Row

Este no es tan incómodo de realizar, pero hay quienes lo encuentran así, porque hay que mantener una postura doblada para realizarlo, hay que tener la espalda en cierto ángulo de inclinación y mantener el brazo doblado a medida que se sube. Esta serie de cosas le cuesta a algunos hacerla por justamente adoptar una posición que les resulta difícil de hacer y mantener para completar el ejercicio.

Peso muerto a una pierna con mancuerna

La postura que se tiene que adoptar para esta rutina es garantía de dolores en el glúteo. Por esta razón muchos intentan evadir este ejercicio y porque vienen con la advertencia de que les dolerá, pero lo que persuade a la mayoría de seguir adelante y hacerlo es que resulta beneficioso para el tren inferior porque lo pone a trabajar muy bien. Hay mucha potencia en realizar esto usando solo una pierna.

Correr

Este ejercicio es de lo más básico que existe y es lo primero que mandan a hacer. Es más, es útil hasta para cuando intentas alcanzar el autobús. Hay quienes lo detestan, pero esto es beneficioso para el cuerpo y es lo que recomienda a cualquier atleta para mantenerse en forma y aumentar su capacidad de resistencia. Si no quieres hacer esto, hay variantes como sprint, hit o correr en cuestas, que son un poco más cortos, pero da resultados también.

Press de pierna

Esta posición es bastante incómoda. Las piernas casi tocan el pecho. No muchos la soportan realmente porque es un ejercicio que, si bien te entrena bien las piernas, la postura para hacerla es bastante indeseable. Un consejo para adaptarse bien a esta rutina es realizarla teniendo una posición más extendida, así no estarás con la incomodidad que esta rutina conlleva para hacerla.

Pulldows con agarre cerrado

Hay un motivo por el que este ejercicio es tan odiado: es de largo alcance y se trabajan grandes grupos musculares al mismo tiempo. Lo más complicado es lo que más odia hacer la gente, pero hasta ese nivel se llega cuando ya se haya completado lo demás. Por contracara, este ejercicio trae bastantes beneficios al cuerpo cuando toca entrenarlo con esto, justamente por la cantidad de músculos que se trabajan.

Burpees

Esto lo describen como algo incómodo y cansado de hacer. Lo cuentan como una de las rutinas más odiadas para ejercitarse y no importa si hay algún aporte que traiga, a nadie le resulta atractivo someterse a este ejercicio en ningún momento.

Peso muerto

El punto fuerte de este ejercicio es que requiere mucha fuerza y resistencia para levantar peso del suelo. Quienes lo odia es porque saben que se debe trabajar bastante para lograrlo y hay mucha fatiga, porque los músculos principales están trabajando y además la respiración tiende a ser pesada. El cuerpo trabaja más duro aquí, y lógicamente es un camino para tener más fuerza y mejor tonificación.

Sentadillas con barra

Sí. Hasta los niños cuando hacen educación física odian este ejercicio, pero quienes entrenan en gimnasio le tienen más tirria porque deben hacerlo con barra. Aquí hay más fatiga de lo usual en todo el ejercicio y hay que poner mucha fuerza para levantarse y subir con la barra tras estar en cuclillas.
Como has visto, estos ocho ejercicios son de los que más odian hacer quienes están entrenando, pero en esto del fitness y los ejercicios jamás ha habido caminos fáciles ¿o sí?

lunes, 4 de marzo de 2019

Que es y porque es útil una póliza de seguros

Nadie está libre del peligro, por ello las personas tienden a recurrir a la contratación de pólizas de seguros como método de prevención contra cualquier inconveniente que se pueda presentar, ya sea para preservar la salud propia o de un pariente, para resguardan algún bien material como por ejemplo un carro o una casa. Pero que ¿cómo funciona una y que es una póliza de seguro? Para responder a esa pregunta te invito a continuar leyendo.

Que es una póliza de seguro

En cuanto a lo que es una póliza de seguro, básicamente es un contrato hecho entre el asegurado y una compañía de seguros, en la que se establece los derechos y obligaciones de ambas partes de acuerdo al tipo de seguro contratado. Cuando contratamos un seguro, deberemos de pagar una cantidad de dinero previamente acordado cada cierto tiempo, mientras que la aseguradora está obligada a indemnizar al asegurado en caso de que ocurre el accidente por el que se recurrió a la póliza.

Te recomendamos >> Servicio a Domicilio de Farmacias del Ahorro

¿Por qué es útil una póliza de seguros?

Cuando se contrata una póliza de seguro no solo estas contratando una protección para algún bien o ser querido, también una serie de beneficios adicionales de los seguros, dependiendo de la opción que se haya elegido, por ejemplo, en el caso de un seguro de vida, se obtiene una serie de beneficios especialmente dedicados a garantizar la salud del asegurado.

Partes de una póliza de seguro

Las partes de la póliza de seguro son un conjunto de condiciones del contrato incluidos en la misma, entre dichas partes podemos encontrar:

  • Condiciones generales: Son las clausulas establecidas por la compañía aseguradora, estas suelen variar dependiendo de cada tipo de seguros.
  • Condiciones particulares: Aquí se encuentra la información detallada sobre el contratante, así como también los detalles de lo asegurado tales como la designación de las partes, el beneficiario, descripción de lo asegurado, la suma o el alcance de la cobertura contratada.
  • Anexos de la póliza: Aquí se encuentran las declaraciones de salud y otras más.
  • Endosos de póliza: Contiene las modificaciones efectuadas por el contratante tiempo después de la contratación de la póliza.

Gimnasio en casa: ¿Es posible?


Muchas personas, ante la necesidad de entrenar a diario, pero no disponen de tiempo para asistir al gimnasio, han pensado en comprar algunas herramientas que le permitan entrenar en casa, de la misma forma que lo hacen en el gimnasio.

Algunos encuentran favorable el ambiente del gimnasio, donde todos están trabajando por un mismo fin, y de una u otra forma, se cobra motivación al estar en un ambiente destinado para tal fin. Sin embargo, hay muchos otros, mujeres mayormente, que no consiguen atractivo exhibir su cuerpo, con todos y las imperfecciones, en lugares públicos, o el temor a ser motivo de burla por no saber realizar bien los ejercicios, detiene a algunas en su deseo de entrenar en el gimnasio, para tonificar y lucir mejor, y saludable.

¿Qué necesitas para crear tu gimnasio en casa?

Espacio amplio y acorde
Lo primero que debes hacer, es destinar el lugar de tu casa que dispondrás para alojar en él, no solo los implementos propios del gimnasio, sino también, el lugar perfecto donde dejarás esos kilos de más, la flacidez y te convertirás en quien deseas ser.

Colchonetas
Por lo mínimo, una colchoneta debes tener, para tu mayor comodidad al realizar ejercicios acostado en el suelo. Ya sea que hagas abdominales, o abductores, debes buscar siempre estar en la mayor comodidad posible, y contrarrestar los efectos negativos que estos efectos traen sobre la columna, y lumbares.

Pesas
Puedes conseguir en la tienda deportiva de tu preferencia, pesas y mancuernas, o bien podrías fabricarlas tú mismo desde casa. Estamos ya acostumbrados a las rutinas de ejercicio que incluyen las pesas o mancuernas, por ello no debemos dejarlas por fuera de nuestros implementos.

Silla o banco
Contar con una silla o banco, siempre será una buena ayuda, para poder descansar o relajar el cuerpo en algunos ejercicios específicos, además, de servir como soporte para algunas zonas del cuerpo, en rutinas específicas, por ejemplo, al ejercitar el antebrazo, en una silla o un banco, siempre es más cómodo, o más efectivo

Equipo de sonido
Es increíble la motivación que podemos sacar de alguna melodía. Por ello los mejores gimnasios siempre tienen la mejor música, para hacer que el que está entrenando, logre concentrarse en la música, y no en el cansancio, ni el ardor producido por algunos ejercicios, y logre realizar más series, con más repeticiones. No necesitas instalar una mega mini teca, pero si un reproductor, que te permita escuchar algo más que el sonido de las pesas, mientras entrenas.

Tap
Para ejercicios cardiovasculares, de equilibrio y resistencia, siempre resulta el mejor aliado para espacios pequeños. Te permite realizar los más conocidos ejercicios cardiovasculares, como las zancadas, añadiendo un poco más de complejidad, y por lógica, eficacia y eficiencia a tu rutina de ejercicios habitual.

Sea cual sea el motivo que te hizo querer tener tu gimnasio en casa, haz de ese lugar, el lugar donde verás materializadas tus metas físicas. Incluso, al mejorarlo, podrías invitar a tus familiares a participar en él, y juntos, como familia, disponer metas, para mejorar la figura, mientras se vive más, y mejor.

domingo, 3 de marzo de 2019

Estilo de vida y riesgo de ictus


En un artículo publicado en la revista Archives of Internal Medicine del 10 de Julio de 2006, miembros de los departamentos de Medicina preventiva, Envejecimiento, Epidemiología y Neurología de la Harvard Medical School, y de la Boston University EEUU, así como del Instituto de Epidemiología de la Universidad de Muenster (https://www.farmaciasanpablo.mx/), Alemania, se proponen estudiar las relaciones entre el estilo de vida saludable y el riesgo de padecer un accidente vascular cerebral (ictus).

Un estilo de vida saludable es definido como: tener un seguro de gastos médicos, no fumar, consumo de alcohol entre 4 y 10,5 tragos por semana, hacer ejercicio 4 o más veces por semana, índice de la masa corporal menor de 22, y una dieta rica en fibras de cereales, ácido fólico (folatos), y ácidos grasos omega-3, con una elevada proporción de ácidos grasos poliinsaturados en relación con los saturados, baja en ácidos grasos trans y en azúcares.

Accidente vascular cerebral y riesgo de sufrirlo


El estudio prospectivo se ha realizado sobre una población de 37.636 mujeres de 45 o más años, participantes en el Women´s Health Study (Estudio sobre la salud en las mujeres). El accidente vascular cerebral fue informado por la paciente y confirmado por la historia clínica. Los autores consideraron los siguientes factores de su estilo de vida: fumar, consumo de alcohol, ejercicio, índice de la masa corporal y dieta.

El índice de salud fue calculado a partir de estas variables asignando valores de 0 a 4 a cada una de las respectivas variables, con lo que resulta que los índices de salud más elevados se corresponden con los valores totales más altos. Los resultados han sido los siguientes: Durante los 10 años de seguimiento, ocurrieron 450 ictus (356 isquémicos, 90 hemorrágicos y 4 indefinidos).

Comparados con las participantes con 0 a 4 puntos de índice de salud (4,3%), en las mujeres con 17 o más puntos de índice de salud (4,7%) se ha observado una sustancial reducción del riesgo total de sufrir un ictus y del riesgo parcial de sufrir un ictus isquémico; la asociación entre índice de salud elevado e ictus hemorrágico es menos clara.

La conclusión de los autores es que un estilo de vida saludable se asocia con una reducción significativa del riesgo total de padecer un ictus y del riesgo de padecer un ictus isquémico, pero no se asocia con reducción de riesgo de sufrir un ictus hemorrágico.