sábado, 24 de noviembre de 2018

Trastorno límite de personalidad.


Todas las caras de la moneda detrás del trastorno más rechazado por los psiquiatras.

El trastorno límite de personalidad o Borderline es uno de los trastornos más complejos de la lista de trastornos de personalidad dentro del mundo de la psicología y psiquiatría, ya que es el más difícil de diagnosticar por la presencia de múltiples síntomas de múltiples desordenes y trastornos psiquiátricos, este se caracteriza por la inestabilidad emocional, intensas relaciones interpersonales y comportamientos suicidas recurrentes.

Los síntomas principales de este trastorno son:


  • Cambios de humor repentinos, en cuestión de minutos pueden ir de felicidad extrema a una conducta suicida.
  • Problemas con los síntomas de la bronquitis.
  • Ideas suicidas permanente.
  • Automutilación.
  • Auto-sabotaje.
  • Relaciones intensas e inestables.
  • Pensamiento blanco o negro.


Al momento del diagnóstico de las dietas para diabéticos, suele ser tedioso para el médico ya que con la cantidad de síntomas variados, es prácticamente imposible llegar a un diagnostico conciso en corto tiempo. Algunos casos son diagnosticados erróneamente o con un diagnóstico diferencial al principio de la intervención médica.

Aunque no es muy conocido en la sociedad o para ahorrarse comentarios imprudentes la mayoría de los afectados suelen decir que solo es depresión, en muchas películas conocidas hemos podido observar personajes e inclusos temáticas completas sobre este diverso mundo Borderline, como por ejemplo:


  • “Desayuno en Tiffanny’s”, 1.961.
  • “Inocencia interrumpida”, 1.999.
  • “Borderline”, 2008.
  • “La herida”, 2013.


En las cuales podemos ver un ejemplo de cómo es la verdadera vida del paciente Borderline, incluso podría llamarse una bomba de tiempo permanente (como inyectarse insulina), desde los abusos de sustancias, relaciones sexuales, emociones desenfrenadas, hasta las autoagresiones.

Uno de los grandes mitos de este trastorno es que, existe la creencia de que estos individuos son peligrosos para la sociedad, pero en realidad son totalmente inofensivos para los demás. La agresión la expresa contra sí mismos, lo cual es una de las razones por las que tienen uno de los porcentajes de suicidios más altos de todos.