viernes, 21 de septiembre de 2018

Dale amor a tu cuerpo: busca tiempo para ti


Sin duda alguna, nada mejor que unas merecidas vacaciones después de periodos largos de estrés o trabajo intenso, y que mejor que darle amor a nuestro cuerpo.

No hay nada más relajante y complaciente que un buen masaje, luego del trabajo o de haber sometido nuestro cuerpo a actividades físicas de gran esfuerzo, y a las que generalmente no está acostumbrado.

Desde masajes de relajación, pasando por masajes terapéuticos, de sanación y hasta de adelgazamiento, están a la espera de nosotras, para ayudarnos a encontrar ese punto de merecido amor propio. Para las vacaciones masajes:

De relajación.

Fija tu atención en eliminar la tensión acumulada, se aplica de forma lenta y con una presión firme y progresiva.

Lo importante es hacerlo con movimientos circulares y verticales, sin lastimar músculos ni tendones. No se trata de golpear las zonas con mayor tensión, sino ayudar a desatar los nudos de estrés que provocan la incomodidad y el dolor.

Adelgazante.

Es una buena opción para que al regresar de las vacaciones, luzcas tan hermosa como lo desees. Consiste en técnicas que movilizan los tejidos y estimulan, fluidifican y aceleran el metabolismo del tejido graso subcutáneo principalmente.

Se utilizan movimientos circulares, de presión, y con la intención de diluir las grasas, pero sin maltratar los tejidos.

Drenaje linfático manual.

Favorece el funcionamiento del sistema linfático, lo que permite una mejor actuación del sistema inmunológico. Los movimientos son suaves y superficiales, la idea es drenar la linfa que se encuentra estancada.

Efectos principales.

Según sea el objetivo del masaje que necesitemos, por indicación médica o antojo propio, se pueden lograr efectos que generan acciones directas sobre el organismo.

Fisiológicos.

Es el resultado de la aplicación de un masaje en una persona sana, con el fin de brindar un mayor vigor al organismo, y al mismo tiempo aliviar el cansancio. En este caso el masaje puede fusionarse con baños termales.

De prevención.

Se produce cuando el masaje es aplicado para localizar por palpación una zona tensa o con posible lesión, cumpliéndose dos funciones alternas, educar y promover la salud, aconsejando que el masaje este unido a la práctica de ejercicio moderado, para mejorar el bienestar general.

Terapéuticos.

Se pronuncia cuando el masaje se utiliza para mejorar funciones circulatorias, de movilidad en tejidos afectados, minimizar dolores u optimizar la conciencia sensorial.
Con este masaje debe lograrse, además, relajación y debe ser aplicado solamente por fisioterapeutas.

De embellecimiento.

Logra una mejora notoria del aspecto externo de la persona, al eliminar excesos de grasa o cansancio de los músculos.
Los masajes se han convertido en un método de valoración, pues son incluidos actualmente en tratamientos terapéuticos, bien por afecciones corporales o emocionales.